miércoles, 25 de agosto de 2010

1ª PARTE - DÍA 3 : PUEBLA DE SANABRIA - TÁBARA El Retorno



Domingo, 17 de Mayo de 2008



Suena el despertador la noche ha sido muy corta pero hemos dormido muy bien



Estamos preparando todo para dejar la habitación y pronto bajaríamos a la calle.



Colocamos las alforjas donde estaban las bicis y luego las sacamos a la calle, el frio se hace notar, no hay nubes y el día está despejado.



Aquí estoy a punto de empezar este nuevo día



María en la calle principal de Puebla



Adiós a la fuente y a sus empinadas calles.



Como Puebla está en una montaña, salir es una gozada pues solo hay que dejar la bici correr.


No tarde en darme cuenta que la bajada fue un aviso, cuando llegamos abajo no sentía los dedos de las manos del frio que hacía, de hecho no podía cambiar de marcha.




Cuando llegamos al puente una especie de vapor helado sube del rio lo que contribuye aun mas a aumentar la sensación de frio, en la orilla del rio un pescador intenta engañar a alguna trucha y es que en estas aguas son muy abundantes.




A María se le olvido poner a cero en cuenta y eso no lo perdona, le gusta contar los km, aquí la vemos en el puente al fondo el castillo y la iglesia.



Subimos por el barrio en las afueras de Puebla y después llegaría otra bajada, el valle tiene una niebla baja y hace un frio que pela, ahora ya no siento los dedos de los pies.



Lo que son las cosas, voy frenando para que la bici no coja velocidad pues a más velocidad mas frio.




Llegamos a la rotonda y giramos a la derecha, aquí comienza una larga subida, María coge fácil el ritmo, a mí me cuesta más.




Vista de Puebla desde la carretera en su parte más alta.




El desvió a la derecha para la autovía deja esta carretera totalmente vacía de coches.




Nuestro destino es Zamora y ya llevamos restando desde la primera pedalada.



Nos cruzamos con peregrinos en todo el recorrido, la mayoría lo hacen por el arcén por la ausencia de coches




En la subida a Otero me quedo un poco atrás.




A nuestra derecha el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios



 
Estamos en OTERO DE SANABRIA.




Foto del Santuario en la entrada.


 


Pasamos este pueblo y por el arcén y sin coches se avanza bien y el trayecto entre un pueblo y otro lo hicimos cómodos pese a ser todo cuesta arriba, llegamos a PALACIOS DE SANABRIA.




En este pueblo paramos a desayunar y la señora nos obsequió con unos bombones para el camino, según ella nos ayudaría a subir la cuesta que nos esperaba.




Dejamos Palacios con la tripa llena y con fuerzas para otro montón de km



Entramos en ASTURIANOS




Como ya dije en la ida este pueblo que años atrás lo tenía todo ahora está casi abandonado y pasar por su calle principal vacía resulta muy extraño.




Al salir del pueblo me estaba esperando María con dos peregrinos.




Que sorpresa… se trataba del cántabro y el brasileño, aquí estamos los tres en esta foto para el recuerdo.




Nos despedimos y les deseamos BUEN CAMINO.




Seguimos pedaleando y llegamos al desvió de VILLARDECIERVOS, luego veremos más desvíos en el camino a Zamora.



Larga recta y cuesta arriba, mejor no mirar al frente para no desmoralizarse.




Es curioso que hoy no pase ni un solo coche y lo que más me llamó la atención es los coches y todos terrenos de la guardia civil ocultos en los lados de la carretera. Pensé que era para coger a cazadores furtivos. Luego me enteraría que estaban buscando unos atracadores de una joyería que venían huyendo de Orense.




A esta hora sigue haciendo frio y además el tiempo está cambiando.




Es curioso hemos visto mas peregrinos por la carretera que coches, este era de IRLANDA.



Cuando por fin se acabo la subida desde lo más alto vemos Mombuey.



María entrando en Mombuey, de pronto se pone a saludar y yo desde lejos no veo a nadie.



Cuando llegué a su altura vi que eran la pareja de franceses del albergue Casa Anita, los del rechinao. Aquí los vemos saludándonos muy contentos de vernos de nuevo.



Paramos a comer algo en Mombuey, lo compramos en el súper de la esquina, este pueblo es el único que está resistiendo la falta de gente al irse todos por la autovía. Aquí estoy con nuestras bicis.



Saludos a estos tres veteranos en bici en las afueras de Mombuey



Al fondo el empalme donde nos desviaremos a la derecha.



Ya estamos en el empalme, este nombre se debe a que es el empalme de las dos carreteras, la general de Benavente y la general de Zamora, además el restaurante tiene el mismo nombre, por cierto tiene fama de buena cocina.




Otra entrada para coger la autovía.



Comenzamos a bajar en dirección al puente del Tera, al fondo las montañas de la Sierra de la Culebra donde está la reserva de lobos.



María cada vez más cerca del antiguo puente del Tera.



Bueno ya estamos en el puente.



El puente no estaba previsto en su construcción para el nivel de agua que hay actualmente, cuando se construyó no existía la presa solo estaba el rio y hoy en día con la presa casi no se ven los arcos.



Este es un aviso para los que hagáis este tramo por carretera y os pille una fuerte lluvia, al otro lado del puente esta el refugio de pescadores, donde en un mal día os podéis refugiar. Lo digo por experiencia, no es la primera vez que estando pescando aquí me he tenido que meter dentro.




Al cruzar el puente se sigue por la carretera, esta va bordeando el pantano hasta el otro puente.



Aquí podéis ver el otro puente.



María en la curva del puente del rio Ciervas



Al fondo vemos otro desvió para Villardeciervos.



Nada más pasar el puente se inicia una subida que no acaba hasta llegar al próximo pueblo.



Una breve parada para estirar las piernas y beber agua.




Bueno ya estamos otra vez dándole al pedal



Estamos muy cerca del pueblo, tan sólo queda lo que se ve pero el aire está empezando a ser protagonista y parece que está trayendo las nubes.



Llegamos a OTERO DE BODAS, aquí estoy en esta bonita y antigua iglesia



Escalera exterior para subir al campanario.



Como en otras iglesias del camino, me subí al campanario.



Qué suerte, esta si estaba abierta.



María en la Iglesia de Otero.



Fijaros en el entrepiso donde las chicas jóvenes entonan los canticos en horas de misa, esto también es típico de Zamora.



Aquí estoy en la parada del autobús de Otero



Dejamos atrás este bonito y tranquilo pueblo.



Estamos en un tramo de carretera donde se suelen ver ciervos y jabalíes, normalmente es más fácil al amanecer o al atardecer. En este tramo ya ha habido muchos accidentes por este motivo.



María en la recta y a nuestra derecha la montaña o los montes de la Sierra de la Culebra que vimos anteriormente desde lejos.



Nos acercamos al desvío de Camarzana, pueblo muy cercano a Santa Marta de Tera.



Estamos cerca de Ferreras, aquí hay un bar justo en la carretera, lástima que estuviera cerrado.



De todas formas paramos a descansar y mientras hicimos unas llamadas por el móvil



María preparada para salir otra vez a pedalear.



Bueno esto ya es otra cosa, ya hemos hecho más de la mitad.



En este tramo recibí una llamada de mi amigo Carlos interesándose por nuestro camino. Después de despedirme comencé a pedalear pues María se había ido muy lejos.



La vi al fondo haciendo tiempo para que la alcanzara, al final entramos juntos en TÁBARA.



Nos fuimos a la carnicería y compramos jamón y chorizo, después el pan y más tarde fuimos a la plaza, como es sábado el mercadillo está puesto, me acerqué a comprar dos melocotones y el señor del puesto al ver que éramos peregrinos nos los regaló, con todo esto nos fuimos a la plataforma a comer, así cogería dos botes fríos en la máquina de la gasolinera. Mientras hacia los bocatas llegó este peregrino ingles por la carretera y nos preguntó por el albergue, después de decirle como ir se despidió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada